viernes, 14 de febrero de 2014

Tipos de Pareja en Omegaverso

Hablando con una amiga que no entendía nada sobre el tema, me veo en la necesidad de ahondar en el tema, cosa que ya lo tengo escrito y no tengo que explicarlo varias veces XD


En omegaverso existen 6 géneros: hombres y mujeres alfa, hombres y mujeres beta, y hombres y mujeres omega. Dada la diversidad, eventualmente se ha perdido la identidad de género y las posibilidades al emparejarse son varias. Hay tendencias marcadas por la mayoría o las costumbres pero siempre hay excepciones.

Por lo general, los betas que son mayoría de la población, tienden a ser heterosexuales, mientras que los alfas y omegas suelen ser homosexuales. Pero también existen otras parejas comunes como hombre alfa y mujer omega, y su contraparte mujer alfa y hombre omega.


Los betas aquí son los comodines, dado que los alfas y omegas solo son fértiles durante el celo, son más comunes las parejas que pueden procrear, dígase alfas con mujeres beta, u hombres beta con omegas.

Las parejas menos comunes son aquellas que no pueden procrear, dígase hombre beta con hombre beta, mujer beta con mujer beta, alfa con hombre beta, o mujer beta con omega.

Los tabús que todavía se conservan de algún modo son omega con omega, y alfa con alfa. Si bien socialmente pueden formar parejas establecidas y entablar un lazo sentimental estable, la biología al momento de intimar se interpone en su comodidad. Entre omegas la cuestión puede ser mejor manejada con el uso de juguetes sexuales y un comportamiento pasivo mutuo, pero en el caso de los alfas, ambos intentarán sodomizar al otro llegando a ponerse violentos y lastimándose entre sí.

Para comprender mejor la formación y aceptación de las parejas en omegaverso, se puede hacer un comparativo con las parejas actuales. Existen parejas fértiles que no desean tener hijos, así como parejas infértiles que pueden adoptar. Del mismo modo existen sociedad en las que las parejas del mismo sexo no son aceptadas socialmente porque no pueden procrear, existen otras sociedades más liberales en donde eso no tiene importancia siempre y cuando la pareja se ame.


Así pues en omegaverso se encuentran personas mayores más arraigadas a las viejas costumbres que ven con malos ojos a las parejas de baja o nula fertilidad, o sociedades cerradas que no permiten este tipo de unión, pero también jóvenes y propuestas sociales de inclusión en las que la igualdad es un derecho.

Los alfas y omegas tienen un cromosoma extra el cuál no es exclusivo en la herencia genética, padre alfa y omega pueden tener hijos beta, así como padres beta pueden tener hijos alfa u omega. Es por eso que los adolescentes no conocen con certeza su género sino hasta llegar a la pubertad, a menos que al nacer se hayan hecho un examen de comprobación, los cuales son bastante costosos.

Siendo así, si un hijo beta que se ha criado en un ambiente de padres alfa y omega, los cuales comparten el vínculo especial propio de ellos, crecerá con la creencia social de encontrar una pareja para toda la vida, así su biología no el permita crear dicho vínculo físicamente. Por eso se dice que los betas son más románticos, mientras que los alfas y omegas son más instintivos y se dejan llevar por las feromonas.


Aunque también los casos de infidelidad y divorcio son más comunes entre betas ya que muchos no se sienten tan ligados a sus parejas como los alfas y omegas. Si la pareja de alfa y omega se ha formado como debe ser por mutuo consentimiento, el enlace entre ellos es irrompible hasta la muerte de una de las partes, volviéndolos celosos y sobreprotectores. El olor de otro alfa u otro omega que no sea el propio impregnado en la ropa o la piel, puede llegar a causar malestar en la persona e irritación en la pareja, así como el olor de la pareja vuelve poco atractivo a un individuo con respecto a terceros. Pero en el caso de enlaces no deseados que se dieron por un momento de descuido durante el celo, las cosas se vuelven complicadas cuando la cabeza dice una cosa y el instinto dice otra. Existen cirugías para remover dichos vínculos, pero la sensación de vacío y abandono en un estado depresivo que puede durar varios meses, además de un fuerte crítica social, suele desanimar a ambas partes.  

miércoles, 12 de febrero de 2014

Biología Omegaverso

Lo prometido es deuda, aquí un post lo más detallado posible para despejar sus dudas sobre este universo paralelo. Repito nuevamente, que cada autor se toma la molestia de modificar algunos datos según su parecer o conveniencia, y que lo que traigo aquí es más un consenso de todo lo que se encuentra por ahí. Empecemos pues:



Alfa, Beta y Omega:

Además del género masculino y femenino, existe una subespecie humana que lleva un tercer cromosoma, una mutación evolutiva orientada a preservar la especie humana la cual iba perdiendo su fertilidad y bajando riesgozamente su taza de natalidad debido a cambios ambientales y sociales (parejas que no deseaban tener hijos y parejas que no podían tenerlos). Aquellos que quedaron sin ninguna mutación fueron llamados betas, mientras que los pocos que presentaban dichos cambios fueron llamados alfas y omegas.

Los betas podría decirse, son humanos normales pero casi infértiles, mientras que los alfas y omegas además de presentar los genitales externos, poseen órganos sexuales internos muy diferentes y que poco tienen que ver con los externos. Debido al gran crecimiento de parejas homosexuales y la igualdad de género en el orden social, la naturaleza se encargó de que estos individuos también puedan procrear indiferentemente de su orientación sexual, generando hombres y mujeres alfas, así como hombres y mujeres omegas.


Biología:

Los alfas dotados de un miembro viril, retraído en las mujeres, suelen ser más grandes y agresivos, competitivos y territoriales. Los omegas equipados de un útero y canal de parto, taponeado en los hombres, suelen tener contexturas más pequeñas y su carácter es más dócil excepto cuando se trata de proteger a sus cachorros.

Ambos comparten ambos similitudes con los caninos. Son mucho más instintivos que los betas los cuales dependen mucho de la tecnología y poco de sus sentidos atrofiados. Una vez escogida su pareja, esta es de por vida, llegando a tener un vínculo casi psíquico en el que se presiente el estado del otro y el entendimiento mutuo es profundo. El olor es primordial en su desarrollo y comunicación con otros. Al aparearse, los alfas inflan un nudo en la base del miembro viril quedando pegados a su pareja por varios minutos. También tienen los dientes afilados con los que marcan a su omega como prueba de su unión. Los omegas tienen celos durante los cuales la eficacia de la fecundación es del 99% por lo que deben ser muy cuidadosos y tomar todo tipo de precauciones. Ambos son respetuosos con el territorio de otros y pueden llegar a gruñir si se sienten amenazados.


Pubertad:

Los niños o cachorros son de género neutro, solo llevan el olor de sus padres y permaneces así hasta la pubertad. Antiguamente había que esperar hasta esta edad para que se presenten como alfas, betas u omegas, pero en la actualidad existen exámenes que se pueden hacer en el momento del nacimiento para estar preparados en el futuro.

Los omegas se presentan con la llegada del primer celo. Su olor cambia a suave y dulce y empiezan a expedir feromonas en gran cantidad atrayendo a todos los alfas cercanos. Los alfas se presentan reaccionando ante las feromonas de los omegas, obteniendo un característico fuerte olor a almizcle. Los betas no reaccionan ante las feromonas y tienen cambios muy sutiles en la pubertad. Su olor no es neutro como el de los niños pero es simple y poco atrayente ya que su olfato no está tan desarrollado.

Durante estos años de descubrimiento personal, los alfas y omegas tienden a fijarse en compañeros del mismo sexo, mientras que los betas suelen ser heterosexuales, pero dada la diversidad de género, se pueden llegar a formar parejas de todo tipo: hombre alfa/hombre alfa, hombre omega/mujer alfa, mujer alfa/hombre beta, etc...  

Olor:

Los betas no suelen fijarse en los olores a menos que estos sean muy intensos, como el del omega en celo o el alfa en estado territorial.

Los alfas y omegas son en cambio muy sensibles a los olores. El exceso de alfas desconocidos en un mismo ambiente por ejemplo causar estrés en un omega, haciendo que su olor cambie a ácido. Esto causa incomodidad en los alfas volviéndolos menos agresivos y más protectores.

Una vez en celo, el olor de los omegas se potencia y se vuelve irresistible, y lo único que puede detener a un alfa de reclamarlo, es el olor de otro alfa. Por eso cuando se forma una pareja, estos pasan mucho tiempo en constante contacto físico mezclando sus esencias, marcándose y avisando a terceros que no están disponibles. Una vez enlazados, la mezcla de olores es permanente y puede llegar a ser desagradables para otros alfas.





Celo:

El celo puede llegar ser muy variado dependiendo del individuo. Las mujeres beta casi no presentan síntomas durante sus días fértiles de ovulación y estos pasan desapercibidos, pudiendo concebir durante todo el año. Los omegas tienen síntomas marcados y suelen retirarse de sus actividades diarias durante el celo. Este puede durar entre 3 a 7 días y presentarse todos los meses o cada 6 meses, mientras más aislados sean, más días durarán. Otra diferencia es que los omegas no tienen ciclos menstruales.

Entre los síntomas encontramos el incremento de lubricación, aumento de la temperatura corporal, sensibilidad potenciada (la fricción con cualquier tipo de textura que no sea la piel desnuda de su pareja es irritable) y las incontenibles ganas de apareamiento.

Durante estos días, el omega puede escoger entre pasarla solo o acompañado. Afrontar el celo en solitario es terriblemente duro, muchos suelen escoger una habitación pequeña sin ventanas donde se sienten más protegidos, rodeados de provisiones al alcance de la mano ya que su estado físico limita su movilidad y los reduce a una existencia febril. Muchos suelen armar un nido con almohadas y cobijas, otros se quedan en cama.

Los más jóvenes suelen recibir atenciones de otros omegas o betas en la familia, ya que la presencia de un alfa podría provocar un apareamiento indeseado. Existen juguetes sexuales que simulan incluso el nudo de un alfa, pero el deseo de contacto con otro cuerpo y “ser llenado” suele ser mayor y eso llena de frustración al omega.

Si el omega todavía no está enlazado con un alfa, puede decidir pasar su celo con algún compañero casual o pedir “servicio”. Existen instituciones que aseguran la compañía de alfas solteros que no maltratarán al omega ni lo comprometerán más de lo que este desee.

Si el omega ya tiene pareja, el celo se vuelve la experiencia más agradable que pueda tener en su vida ya que ambos experimentarán una sensación de unión única además de la máxima expresión de placer sexual.

Ambos suelen dejarse llevar por el deseo sexual pero conservan suficientes facultades para no hacerse daño, el omega para calmar a su alfa y este no se vuelva peligrosamente agresivo durante la copulación, y el alfa para cuidar y proveer al omega, ya que este en su estado de ansiedad pasará por alto cuestiones básicas como comida y bebida.

Durante esta maratón sexual, ambos están exonerados por ley de sus labores diarias y se mantienen fuera del alcance de terceros, los cuales pensarán dos veces antes de irrumpir en el territorio de un omega en celo.

Los hombres omega tienen un doble canal que desemboca en el ano, uno de ellos (la vagina interna como algunos lo llaman) se destapa durante el celo para dar acceso al esperma del alfa. Una vez terminado el celo, este se vuelve  a cerrar.

El nudo del alfa solo se infla cuando está en presencia de un omega en celo, por lo cual es casi imposible impregnar a un beta. Una vez alcanzado el orgasmo, el alfa inflará su nudo mientras que el omega contraerá sus anillos musculares internos, quedando ambos pegados durante 15 o 20 minutos en los que el alfa seguirá administrando semen asegurándose de que todo quede dentro del omega y la eficacia de la fertilización sea prácticamente infalible. Ambos experimentarán oleadas de orgasmos durante este proceso hasta que el alfa se desinfle y se retire del omega, para luego recomenzar una vez hayan descansado lo suficiente.

Los hombres omega tiene penes más pequeños y eyaculan en pequeñas cantidades, pero su semen es infértil y no pueden impregnar.

Si en algún momento el alfa debe retirarse, su olor se encargará de calmar al omega para que este no se angustie.


Unión:

Una vez que alfa y omega se han encontrado y desean unirse, deben esperar al celo. Solo durante este momento de mayor frenesí, bajo la influencia de las hormonas de ambos, el alfa morderá la base del cuello del omega que es donde se encuentra la glándula responsable de su olor personal y por tanto donde es más fuerte, desgarrando la piel y sorbiendo su sangre, dejando una marca de por vida. La sangre y saliva de ambos se mezclará uniendo sus esencias en una sola, haciendo el enlace evidente a cualquiera que se les acerque.

El enlace les proveerá de un vínculo especial el cuál no será removido sino hasta la muerte de alguno de los dos. Si esto llega a pasar, el viudo experimenta un severo caso de depresión y muchas veces fallece poco después.

Contracepción:

Existen medicamentos especializados que además de impedir la fecundación durante el coito, evitan la llegada del celo, ahorrándole incomodidades al omega si no está enlazado o inconvenientes si su alfa no está cerca, pero es recomendable tener al menos un celo al año para evitar problemas físicos a largo plazo.



Embarazo:

Cuando el omega empieza a desarrollar los típicos síntomas de embarazo, su aroma cambia nuevamente con un tinte nuevo, el cual alertará a terceros de su condición de gestante y procuren su seguridad.

Los hombres omegas pasan por cambios extras, como el ensanchamiento de sus caderas. El miembro viril se encoge y las mamas se hinchan para generar leche, aunque no tanto como en las mujeres.

El coito con nudo se mantiene durante todo el embarazo para afianzar su relación afectiva y preparar el canal de parto. Una vez nacido el cachorro, el omega no volverá a entrar en celo hasta que su cuerpo no esté listo para gestar otra vez.

El bebé pasará sus primeros días a solas con los padres para que este pueda impregnarse con el aroma de estos y establecer un vínculo único como familia.