sábado, 17 de agosto de 2013

Buscando el Esmalte de mis Sueños


Hace milenios yo tenía un esmalte azul metálico divino que ve tú a saber dónde terminó o si se acabó, no lo recuerdo, la cosa es que desde que ya no lo tengo lo he buscado por todas partes sin éxito. Primero porque la marca lo descontinuó entonces solo lo encontraba en esos chuscos de a sol que se pelan a la primera, y esos no pagan -__-

Luego se pusieron de moda esos colores brillantes tipo neón en acabado mate. Entre esa colección salieron algunos nacarados y me aseguraron que el azul también lo era. Me mintieron. No solo era mate sino que era exageradamente oscuro, casi negro, y no. No era.

Después gracias a una casualidad encontré uno en esas tiendas de accesorios. Viva! Pero al probarlo resultó que era medio verdoso a la luz, y si bien combina con varias prendas que tengo, no era. Casi. Pero no.

Finalmente luego de varios meses de espera, había visto un rayito de esperanza a precio módico en una perfumería cercana a casa y cada vez que pasaba por ahí decía, después de hacer mis compras, me lo llevo. Pero varias veces pasé de largo cargando el peso de las bolsas pensando en la inmortalidad de pikachu, o repitiéndome a mi misma, hoy no he traído dinero extra, a la próxima será, y así hasta que alguien más se lo llevó y se demoraron varios meses en reponer stock.

La semana pasada fue ideal. Lo tenían. Tenía el dinero. Me lo llevé. Por falta de tiempo, recién hoy me lo he probado, y resulta que no es azul, es un azul eléctrico tirando a azulino celestoso y transparentón. Me siento tóxica y radioactiva.

Creo que seguiré usando esos chuscos de a sol -__-